Entrada destacada

Bruja

NOTA: Hace algún tiempo, visité un Blog llamado El baul de mis libros y juguetes , y allí había un post con el título El tren ...

martes, mayo 31, 2022

La hija de Jefté de Lion Feuchtwanger

 

La hija de Jefté de Lion Feuchtwanger.

Leyendo este librito me he encontrado con numerosos conceptos que me han llamado la atención. Ya sabéis que me pirro por los dioses antiguos y desaparecidos o casi, he buscado al dios Milkom y como parece que tenía varias denominaciones, el resultado ha sido el dios cananeo Moloch. También he buscado el origen de los Moabitas y Amonitas. Por curiosidad he buscado el vocablo Mizpeh, y me ha salido Mizpa y también he buscado Majanaím, surgiendo Mahanaim. y asimismo me ha llamado la atención las tierras salvajes de Tob de las que se sabe muy poco. Pero la palabra que más me llamó la atención fue Terafines. En traducciones italianas pone que son diosecillos domésticos o ídolos.

Bueno, la historia del libro La hija de Jefté está ambientada en el Israel antiguo, cuando estaba desmembrado y luchando con unos y otros, y cuando Yahvé era un dios de la guerra más que otra bastante exigente con su pueblo. Es la típica historia de Hollywood solo que real. Jefté era el hijo ilegitimo del Juez galaadita Galad pero el más dotado. Su padre al morir le había dejado en herencia las prósperas tierras de Majanaím, pero sus hermanos usurparon el legado y él hubo de huir con un grupo de amigos a las tierras salvajes de Tob. Una vez en esas tierras, Jefté tiene una visión estando en la cima del monte Hermón. Ve un Israel fuerte y unido y se ve a él mismo como conquistador y unificador. Lo curioso es que la madre de Jefté y esposa de Galad era una amonita, y su misma esposa también lo era. Debido a ello y por amor a esas dos mujeres, Jefté solía llevar unos Terafines de dioses paganos anudados a su cinturón.

 

Aquí PDF

miércoles, mayo 25, 2022

Esclavo heleno

 

¡Que la diosa Nix me enturbie la vista! Creía que moriría sin poder contemplar el regreso de esta flota. Solo soy un viejo esclavo lejos de mi tierra, del Gran Zeus y de la Sabia Atenea y del Arquero Apolo, pero me parece que fue ayer cuando partieron las naves hacia las tierras del Norte a por el cargamento de cedros para las construcciones del faraón. Tutmosis parece que se llama el nuevo Señor del Nilo como se llamaba su padre y como su abuelo, y nada más comenzar a gobernar ya se le nota que quiere destacar entre los demás, como casi todos los jóvenes de hoy. Ojalá hubiese vivido más tiempo su madrastra, la bella Hatsheput. Ese sí que fue un reinado próspero y pacífico. Pero el comienzo de este nievo reinado … yo creo que si la flota que había ido al Norte a por los cedros, en lugar de haberla enviado Hatsheput la hubiera enviado Tutmosis, no habría esperado a comprar los cedros a bajo precio como de costumbre sino que los hubiese cogido por la fuerza. Y a lo mejor los cedros habrían estado protegidos por algún dios, y aunque todos saben de sobras que los dioses egipcios superan con mucho a los extranjeros, igual nos metíamos en una buena. En fin, ya veremos … ¡malditos chiquillos, siempre metiéndoos por medio, casi hacéis que me caiga! Ya veréis - dijo meneando el puño - algún día llegará un ejército griego y conquistará todo Egipto. Rieron claro, después de todo nadie iba a hacer mucho caso a las tonterías del viejo esclavo heleno. 

 


viernes, mayo 13, 2022

El asesinato de Sócrates de Marcos Chicot - actualización

 El asesinato de Sócrates de Marcos Chicot. Sé lo que pensáis pero no, creo que definitivamente Marcos Chicot no tiene nada que ver con el Chicote de la SEXTA. He buscado una foto de Marcos Chicot en Internet y no lleva esos trajes tan floreados y vistosos que normalmente viste Chicote y que parecen diseñados por Agatha Ruiz de la Prada. Sea como sea escribe bien el Chico este o como diría mi abuela, "escriu bé este xicot (chicot)". Dos atenienses en un carro, Eurimaco y Altea se dirigen a Esparta en carromato desde Atenas. En el camino los asaltan y ella recibe una herida grabe. Cuando Eurimaco recupera el conocimiento, se encuentra en manos de una especie de bruja que quiere al bebé de Altea para ofrecer sacrificios a los dioses. Al escapar de allí, Altea finalmente muere y con ella su bebé, pero en ese lugar Eurimaco encuentra otro recién nacido a quien se lleva consigo decidido a educar como propio y a quien pone de nombre Perseo como tenia decidido poner al suyo: si era niño Perseo como el padre de Eurimaco y si era niña Elara como la madre de Altea.

Por otro lado ya en Atenas, y a pesar de que Socrates no es amigo de los Oráculos, vaticinios, predicciones y todas esas cosas, un amigo suyo llamado Querofonte preocupado por la vida de Socrates consulta el entonces Oráculo más famoso de Grecia y del Mundo Clásico, el Oráculo de Delfos, y como siempre en los Oráculos de la Antigüedad le da una respuesta un tanto enigmática Su muerte será violenta a manos del hombre de la mirada más clara. Bueno, el bebé que rescató Eurimaco - Perseo - tenía los ojos de un claro intenso, de manera que se convirtió en el principal sospechoso para Querofonte.

 

miércoles, mayo 04, 2022

Leche ... ¡¡¡ de vaca !!!

 

Hoy se me ha acabado la leche (de vaca !!!) y le he dicho a mi media costilla que me hiciera el favor de tirar el envase. Ahora bien, en mi familia somos séis personas: primero estamos mi mujer Patricia y yo, luego vienen las niñas Elisa y Nuria y todos tomamos leche entera, pero también está mi madre Engracia (a la que nos costó un rato largo arrancar de su casa aunque ya no podía valerse por sí sola y ella lo sabía de sobra) que la toma desnatada, y nuestro hijo Quique que le ha dado por tomar … tachan, tachan, que resuenen los clarines y retumben los tambores, leche de avena. Sólo se nos había acabado la leche entera y la desnatada, de la de avena aún quedaba, poca pero quedaba. Por tanto, le comenté también que debía reciclar los envases tirando, uno en el contenedor para los envases de leche entera, y el otro para envases de leche desnatada, de cajón (y he dicho cajón, no … lo otro). Pero son muchos años ya uno al lado de la otra, que aún recuerdo cuando nos casamos en una pequeña iglesia marinera de la playa llamada Iglesia de la Buena Guía, que los invitados tuvieron que ponerse fuera porque todos dentro de la iglesia no cabíamos, y cuando miro a los ojos de mi Patricia sé cuando ha hecho algo mal. En definitiva, cuando entró y me miró a la cara con una expresión que parecía que fuese estreñida, tuve claro que se había equivocado de contenedor y se había dado cuenta a toro pasado y había tirado el brick de leche entera en el contenedor de la desnatada, de manera que seguro que había condenado a la familia, la Policía del Reciclaje entraría a saco en casa y nos cortaría las orejas por ser unos herejes antisociales y tendríamos suerte si no nos metían en un campo de concentración en Almería para que nos asáramos bajo un sol de justicia. Aunque quizá ahora la tontería esa de Quique por la leche de avena y su última novia vegana radical ayudaran algo. Y la amiga de Patricia que era Abogada, y además de ese grupo ecologista que sale tanto por TV tal vez echasen también una mano, quien sabe? A lo mejor la cosa no se ponía tan mal y se quedaba en unas multas ... 

 

PDF Aquí  

miércoles, abril 27, 2022

Will Cipher

 

Al lío. Hace unas semanas nos dieron la paliza con la bofetada de Will Smith al cómico ese cuyo nombre no recuerdo en este instante instantáneo. Fue un tortazo impactante, tan superlativo como la nariz del poema de Quevedo pero con menos caché. Yo creo que el cómico notaría la ventolera que arrastraba el brazo del que Es leyenda hasta el gran cachete. Claro que estamos hablando del mundillo de Holliwood, y también es posible que interpretasen el hostión y que previamente se hubiese acordado la escenita entre "I'll be a blacksmith" y "The christian stone". Últimamente ha habido otra noticia en el sentido que ese cómico ha ascendido en popularidad, así que es muy posible que se haya escenificado todo el follón, o no, ¿quien sabe? Lo que también es posible, no lo que es seguro, es que esto ya se ha dicho en alguna parte, porque han habido tantos comentarios al respecto, se ha hablado tanto de lo de Smat!, perdón de Smith que es bastante improbable que no sea de esa forma y manera.

 

PDF Aquí

sábado, abril 16, 2022

Buscando a Lugh desesperadamente 2

 

A la mañana siguiente me puse de camino hacia Akragas siguiendo la playa con la única compañía de unos frutos secos que me habían dado en Gela “para que comas algo que estás muy flaca y así no encontrarás marido”, palabras textuales de la mujer del pueblo que me los había ofrecido, lo juro por Cipris. Al llegar a la ciudad, lo primero que hice fue meterme de cabeza en el Mercado que no había que buscarlo puesto que el bullicio de la multitud lo hacía perfectamente detectable. Una vez allí, compré unas gallinas para ofertar a la divinidad en mi consulta del enigma que se me había planteado en Gela. Me encaminé al Templo de Castor y Polux para que los sacerdotes intentasen descifrar las palabras del viejo adivino. Comparado con los demás, ese era un templo pequeño, pero tenía cierta fama y por eso lo escogí. Lo bueno es que no tuve que esperar apenas, ya que había poca gente haciendo ofrendas. Cuando me tocó el turno y dije lo que quería, me preguntaron si por casualidad el adivino que me había formulado la predicción se llamaba Tanatos. Evidentemente, dije que no lo sabía pero se lo describí con precisión, y casi antes de que hubiera terminado esa descripción el sacerdote se dio una fuerte palmada mano contra mano y me dijo que sí, que efectivamente ese era el pordiosero, desgraciado, miserable, y no se cuantas lindezas más dijo de Tanatos. Dijo además que ese adivino era tan malnacido que hasta su madre había renegado de él y le había puesto el mismo nombre del dios de la muerte. Se notaba que había mucha animosidad y no había que ser un lince para adivinar el motivo. Ya que Tanatos era un adivino ambulante y hace la competencia a los que hay en los templos. Desde luego, en los templos habrá mucha más información que se podrá obtener en las bibliotecas de los mismos. Pero en cambio Tanatos posee movilidad y eso los sacerdotes lo verán como una competencia desleal. De todas maneras, me dijo que repitiera sus palabras una a una. Y así lo hice, que Tanatos me dijo que cogiera un barco con el destino a Akragas ya que debía viajar a donde estaba “el artesano de las mil artes”. Después de eso, no me miró extrañado, ni me pidió que repitiera la frase, ni nada de nada, solo entró en una cámara supongo que para consultar con alguien o algo, porque no despegó los labios. Tardó más de tres horas en el interior. Como allí había un banco y yo estaba cansada de la caminata y todo lo que había deambulado me dije, a roncar. Y me puse a dormir debajo de un mosaico de Zeus y Leda en una especie de jardín. De repente en mi sueño noté como un pequeño temblor de tierra y como éste fue subiendo de intensidad. Para mi sorpresa, cuando abrí los ojos comprobé que el temblor no era tal, si no el sacerdote sacudiendo mi hombro para despertarme. Su cara era bondadosa, se ve que ya se había olvidado de su enfado con Tanatos, eso o se había comido una de mis gallinas. Cuando ya me despabilé me dijo “He consultado largamente con la divinidad y parece que existen unos Bárbaros en el Norte, sobre todo en Iberia - en el interior - y en la Galia llamados Celtas, que adoran a un dios llamado Lugh, también llamado El Artesano de las Mil Artes” “¿Cómo Hefestos?” - Pregunté. Me miró como si le hubiera abofeteado. “Son Bárbaros, por tanto sus dioses también son Bárbaros, no Civilizados como los griegos” - aseguró. Yo no quise discutir, naturalmente, no quise hacerle ver que sus dioses eran tan civilizados que se envenenaban unos a otros, se acostaban entre hermanos y se comían a sus hijos. Solamente me quedé con lo que me había dicho del dios Lugh. Habría que ir o a Iberia o a la Galia. Mi madre era Turdetana, o eso me dijeron, así que mejor ir a Iberia. Pero antes de marcharme lo que quería era visitar el Templo de Zeus Olímpico que era uno de los más grandes de todo el mundo griego y venían a verlo de todas partes del Mesogeios Thalassa. Era tan grande que parecía que no fuesen a acabarlo nunca. Antes de abandonar el Templo de Castor y Polux el sacerdote me indicó, supongo que deseoso de borrar la mala impresión que pudiera haber causado en su visitante extranjera, que el puerto de Akragas estaba algo alejado de la Ciudad, pero que al Sur había un barrio marinero donde generalmente se reunían los capitanes, sus navegantes y los oficiales en general, y donde podría hacer los negocios previos tales como contratar un barco, una tripulación y concertar un destino. Me acerqué al barrio marinero y enseguida vi un mesón que destacaba porque estaba profusamente iluminado, irradiaba calor y se escuchaba rumor de risas que oscilaba de tono subiendo y bajando como la marea, muy propio. Cuando estuve prácticamente delante y pude leer el letrero de encima de la puerta, no pude reprimir una sonrisa: “La almeja alegre”. Al entrar pude ver una serie de hombres sonrientes y de rostro rubicundo que orbitaban alrededor de otro algo más grueso sentado en una mesa baja que tenía sentada en sus rodillas a una mujer, y qué mujer. ¿Las almejas tienen perlas? las ostras sí, eso lo sé, pero las almejas no tengo ni zorra. Ahora bien, si la respuesta es que sí, esta almeja ya tenía su perla. Sea como sea, ya sabía a quien dirigirme para mi viaje. Al que tenía encima una perla.

 

 Buscando a Lugh desesperadamente3 --->

 

Buscando a Lugh desesperadamente 3

El capitán - porque era un capitán de barco - con la Perla en las rodillas se llamaba Eulo. Era de Atenas y se sentía muy orgulloso de ello, siempre estaba hablando de su gloriosa ciudad, de Teseo, del Minotauro que venció y del hilo de Ariadna. Su barco era El Victoria de Teseo, y después de mucho hablar sin lograr que desbancase de sus rodillas a la Perla que seguía allí ronroneando y haciendo carantoñas al capitán, conseguí un pasaje en la bodega del barco a precio módico, ya que no tenía mucho para gastar y no estaba dispuesta a subirme a sus rodillas a ronronear, eso se lo dejaba a la Perla. Bueno, conseguí un pasaje hacia la costa de Iberia, ya que el capitán tenía tratos comerciales en algunos puertos de la misma. Dijo que partiría en tres jornadas, y lo mejor sería que me alojara mientras tanto en un cuartucho de la planta superior del mesón, porque partirían cuando todo estuviera aún obscuro como la boca de un lobo para aprovechar la marea, y ellos se alojaban en el mismo mesón. Primero fuimos hacia el Sur y de vuelta a África. Salimos tal como dijo muy temprano y sorprendentemente no tuvimos una travesía muy accidentada aunque fuimos directamente y sin costear, afrontando el mar abierto. Pero hubo suerte con el tiempo y parece ser que ningún dios quiso hacer travesuras con la nave ni con nosotros. Nuestro primer destino allí fue un floreciente asentamiento púnico llamado Útica cercano a Cartago y donde estuvimos poco, Eulo hizo unos tratos comerciales fructíferos, pero pese a todo me dio tiempo a visitar su anfiteatro conocido en toda África, ya que había sido capital de esa provincia cartaginesa. Luego hubimos de costear algún tiempo hasta el puerto fenicio con el bromista nombre de Lol. De allí marchamos a una ya decadente Rusadir (actual Melilla) desde donde cruzamos a Iberia, concretamente a Malaka que comenzaba a denominarse Malaca o Malacca en los escritos, porque un pueblo de pastores y labriegos llamados Romanos comenzaba a dominar también los mares, claro que todos creían que su dominación probablemente no llegaría muy lejos, algo así como con la candidatura de Trump para la Presidencia de USA, no llegó muy lejos tampoco. En esa Malaka, Eulo tenía algunos conocidos y estuvimos hasta el día siguiente en puerto, de manera que todos bajamos a estirar las piernas. Era una ciudad muy glande y yo no quería perderme en ella. Se notaba que generalmente hacía calor y la gente solía caminar rápido pero con poca ropa, usualmente túnicas vaporosas y lienzos finos. La Perla estaba en su jugo, y como yo venía del Norte de África me encontraba como en casa. Pero no quería distraerme de mi propósito, y tras dar una vuelta por el puerto y visitar el Santuario de Baal Hammon, volví al Victoria de Teseo a esperar al capitán. A la mañana siguiente salimos hacia Akra Leuké (que por cierto estaba muy militarizado), adonde llegamos en poco tiempo. Y donde finalmente desembarqué. Me despedí del capitán Eulo, de la Perla y de toda la tripulación y continué con mi versión de Buscando a Lugh desesperadamente. Akra Leuké era una montaña escarpada y resplandeciente. En ella me dirigí a la cima al Santuario de la Diosa Tanit a presentar mis respetos a la diosa que nunca está de más. Y debió de surtir cierto efecto, porque al salir del Templo me topé con quien en un principio creí que era uno de esos charlatanes que se colocan en sus escalinatas en busca de incautos y su bolsa de monedas. Parece ser que era amigo de un sacerdote, de cuyo nombre no quiso acordarse, que le sopló mi búsqueda desesperada del dios Lugh y mis preguntas a Tanit sobre dónde encontrarlo. Me dijo que Tanit misma había hecho que nuestros caminos se cruzasen. Recitó tras un largo viaje hacia el Norte y después hacia las tierras donde se pone el Sol, en el territorio de un pueblo llamado Olcades, hay una ciudad llamada Ercávica. Allí encontrarás al dios Lugh, “el artesano”. Para ir hasta allí necesitas un guía. Tienes que bajar al barrio iberio, buscas una casa con un escorpión sobre la entrada, entras y dices que vas de parte de DÚ. La persona que vive allí es el mejor guía que podías encontrar, y al decir que vas de mi parte te tratará mejor que a cualquier otra persona, y de esa forma podrás negociar de forma más distendida.

 

Buscando a Lugh desesperadamente 4 --->