Entrada destacada

Bruja

NOTA: Hace algún tiempo, visité un Blog llamado El baul de mis libros y juguetes , y allí había un post con el título El tren ...

lunes, marzo 15, 2021

Némesis de Sebastián Roa

 

Némesis de Sebastián Roa. Me encanta la inclusión en el libro de la palabra Sagaris como un Hacha Doble, poniendo su imagen cuando quiere separar un bloque de texto del siguiente. Eso sí, especifica que para los amantes de lo Histórico, aunque el vocablo Sagaris resulta correcto, uno más utilizado en la Antigüedad es Labrys. En cierta medida, me recuerda al libro Rodas la hija del Sol de Gillian Bradshaw.

Trata de la historia de Artemisia de Caria, quien se convertiría en la Enemigo Público Número Uno de la Ciudad de Atenas en la época en el que el Rey persa Jerjes intenta la invasión de Grecia. Artemisia ve cegar a su padre - Tirano de Halicarnaso y de las islas adyacentes -, ve cómo le cortan la lengua, y ve castrar a su hermano. Tras eso, le separan de ambos. Ah! Y su madre no para de gritar: la culpa es de los atenienses, que no acudieron en ayuda de la Ciudad cuando dijeron que lo harían. Pese a que el castigo a su padre y a su hermano lo han infringido los persas, ella se centra en la traición ateniense. Además, su modo de pensar se inclina más hacia los persas quienes creen que cada uno se labra su propio destino, y no hacia los griegos quienes creen que ni siquiera los dioses escapan a un hado o sino predestinado. Y desde luego Artemisia logra labrarse un buen destino … ¡¡¡ 10.000 dracmas atenienses ofrecidos por ella como recompensa (viva), cualquier buscavidas le iría detrás !!!

martes, marzo 09, 2021

Parque de Marxalenes

 

Hoy me iba muy cerca, al Parque de Marxalenes. Ayer me llamó Susana, una Psicóloga que conozco para ver si podía pasar hoy, pero como iba tan cerca le dije que de acuerdo. Me llamó porque estoy un poco tarado, eso no tengo ni que decíroslo. Bueno, cuando me abandonó como el desodorante, cogí el tranvía n.º 4 con destino a Mas del Rosari en la Parada de Dr. Lluch. Iba a bajarme en la Parada de Marxalenes, pero decidí hacerlo en la anterior porque sabía que el Parque era suficientemente extenso. La cuestión es que cuando me bajé comprobé que en esa sección del Parque pone “Parque Canino”. Me dije bueno estoy en mi sección, pero lamentablemente las puertas estaban cerradas, así que hube de contentarme con la sección “humana”. Bien, fui paseando siguiendo a mi sombra como un buen Peter Pan, solamente que no hasta la habitación de Wendy sino hasta la entrada del Parque. Nada más entrar, fui recto y me encontré con una especie de estanque rodeado de juncos, con un puentecito idílico donde había unos abuelos dando de comer a bandadas de palomas, que hay que ver cómo se apelotonan en torno al “soma, soma”, y mamás con sus nenes en cochecito o sin él. Luego desandé el camino y tomé uno que en el Parque llaman Paseo del Olmo. En el Paseo del Olmo viejo, hendido por el rayo, y en su mitad podrido por las lluvias de Abril y el Sol de Mayo, algunas hojas verdes le han salido. Bien, dejemos a Machado, seguí por ese Paseo porque me gustó el nombre. Encontré varias cosas que podrían ser interesantes: un pilón que podría ser un pilón del amor, Robert love Ana y cosas así; un pilón bastante esotérico a decir verdad con una especie de cuña clavada en su parte superior, ejem ejem yo como experto acreditado por la afamadísima Universidad de Pandataria creo que las brujas de la zona forman Aquelarres para adorar al Señor de las Tinieblas justo en ese Pilón, que podríamos llamar El Pilón del Metistófeles de Marxalenes; también hallé un bloque de piedra liso recostado en el que había grabadas algunas inscripciones algo subidas de tono, yo sé que algunos de vosotros sois gente muy casta y recatada de forma que esto no lo miréis (ponía cosas como “te gusta mi culito, con una imagen de Homer Simpson”, “vivan los penes y la marihuana” de forma sorprendente con marihuana bien escrita; “Pene ↔ Pena”). Encontré también, aunque no recuerdo dónde, algo muy curioso, una columna encima de la cual habían colocado una roca, sustentada sobre cuatro piedras redondeadas. No puedo imaginar qué Civilización primitiva alzó ese monumento. Porque, eso sí, lo hiciera quien lo hiciese, está realizado con una precisión quasi milimétrica. Uno piensa que una Civilización tan sumamente primigenia hubo de recibir alguna clase de ayuda. Quizá una ayuda alieníge … ¡no! la ayuda de un alocado Funcionario del Parque de Marxalenes. Finalmente, un rubito en bicicleta, se me acercó cuando pasaba zumbando con su bici y me dio un golpe con la mano. Un poco más, me desequilibro y me voy al suelo con la “gracieta” del chavalín. Menos mal que estaba relativamente parado y pude apoyarme en un árbol, pero me acordé de su familia hasta la quinta generación y desde luego no pensé en eso de “son cosas de críos”. Hablando de críos, había un montón jugando en columpios, toboganes, etc … 


Losa guarrilla


Pilón esotérico



Pilón cuña

Pilón cuña




Balsa con palomitas, titas titas



viernes, febrero 19, 2021

Tres noches de Alborán de Francisco Ojeda Villarejo

 

Hoy he terminado de leer un libro que se llama Tres noches de Alborán de Francisco Ojeda Villarejo.

Todo comienza de forma bastante sinuosa, sin decir las cosas muy claramente, como si fueran niñitas de 7 años soltándose secretitos. Una persona, de cuyo nombre no puedo acordarme – vamos a llamarle X – va a la isla de Alborán para organizar la Regata del Mar de Alborán. El viaje lo hace acompañado del Teniente de Navío Martínez de Irujo, Patrón de la nave que allí conduce a X y amigo del Comandante de Alborán, Núñez de Lezo. En el viaje de ida Irujo le contó a X algo muy curioso. Le dijo que hace nada Núñez de Lezo y él eran compañeros de Promoción y en la Base había una “prueba” que realizaba todo el mundo. Se trataba de pasar volando bajo con un helicóptero por debajo de un puente de las cercanías. Pues bien, a Núñez de Lezo no se le ocurrió nada mejor que hacer la “prueba” cuando llevaba a un Alto Mando a bordo. Los gritos que pegó se oirían en Luxemburgo. Lo salvó el hecho de pertenecer a una familia de militares que se remonta hasta no se sabe cuándo, pero se pensó que una temporada en la isla ayudaría a su temperamento.

Bueno en Alborán, aparte de poner los altavoces de la isla a todo volumen con un disco de las la Cabalgata de las Valkirias de Wagner, dice haber sido visitado en tres ocasiones por tres personajes de épocas dispares. Cuando X, aficionado a la Crónica Histórica y a la Leyenda, parece hallar algún indicio en unos dibujos que ha hecho Núñez de Lezo – gran dibujante – este último decide iniciar los tres relatos.



jueves, enero 07, 2021

La Ciudad de Luis Zueco

 

La Ciudad de Luis Zueco. Forma parte de una Trilogía Medieval que comienza con El Castillo y que ya he comentado y termina con El Monasterio que aún no he ni comprado ni sé de qué va. La verdad, El Castillo que trata de la construcción del castillo de Loarre me gustó algo más que La Ciudad. Quizá sea porque en el primero Zueco igual sería algo más «sentimental» dado que él mismo es Director de un castillo convertido en hotel con encanto, aparte de ser miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos.

Si bien La Ciudad está muy bien ambientada en el Albarracín del S. XIII con sus callejuelas, sus torreones y su variedad de personajes (clérigos, comerciantes, nobles, muchachos de la calle ...). No es por nada, pero son 512 páginas, y en esas más de 500 páginas aparecen personajes como Alvar Núñez de Lara quien es sobrino del Señor de Albarracín, Guillermo Trasobares  es un mercader que ha sabido prosperar en las calles de la ciudad, Lizer es un joven aprendiz de alguacil que comenzó como mozo de cuadras y recadero de alguaciles, Martín es un joven clérigo que ha sabido ganarse el favor del Deán de la Catedral de Albarracín, pero sobre todo Alodia: el autor cuenta su vida como mujer en esa época en la que, tanto de noble como de plebeya, era poco más que un cero a la izquierda y como intenta, a pesar de todo, seguir adelante. Un ejemplo lo tenemos en las elucubraciones del clérigo Martín quien, tras verla no puede dejar de pensar en ella. ¿Por qué? ¿Por qué me asedia esa visión? ¿Por qué no puedo dejar de pensar en ella? Había oído hablar de lo que le estaba sucediendo, le habían advertido una y mil veces del peligro de las mujeres. Desde el Pecado Original, el hombre se había convertido en pecador, aunque había sido creado a imagen y semejanza de Dios. Y la culpa de ello era una, solo una: la mujer.

Todas las mujeres son evas, pero deben ser Marías, abrazando la Fe de un convento, o bien mediante el matrimonio cristiano, que las redime de sus pecaminosas inclinaciones. No puede haber mujeres libres; sin marido, no, eso es la perdición. Son seres débiles y propensos a pecar, por lujuria sobre todo, y, además, incitan a los hombres a cometer esos pecados.

Aquella mujer, Alodia, era una prueba del Señor; la había puesto frente a él para probar su Fe. O peor aún ¿Y si era un castigo? ¿la penitencia por sus pecados? Era una mujer de una belleza inusual, que no residía tanto en su naturaleza, sino que más bien estaba en cierto modo forjada por ella misma a base de haber sido capaz de superar tantas adversidades.

miércoles, diciembre 09, 2020

Las Espadas del Cardenal de Pierre Pevel.

 Las Espadas del Cardenal de Pierre Pevel.

Podría decir eso de que no es mi tipo de lectura, pero es que creo que actualmente mi tipo de lectura es lo que caiga en mis manos. Lo que no quiero que me preguntéis es por qué demonios compré este libro. Bueno estaba baratito, supongo que eso algo tuvo que ver.

Ya lo resume el título, el libro va del típico Capa y Espada. Muy al uso de las últimas pelis que nos endosan de los Tres Mosqueteros, sin los barcos voladores pero sí con muchas aventuras imposibles de uno contra ochenta mil (más el tío que se encuentra a su espalda y a quien ensarta sin mirar por debajo del brazo izquierdo). Pero aparte de la Capa y Espada, en este libro mezcla esa temática con una esencia esotérica, draconiana más bien, para clarificar más. Por ejemplo, las Espadas son un grupo de espadachines lideradas por el Capitán la Farge al servicio de Francia y bajo teórico mando del Cardenal Richelieu. Ahora bien, uno de sus integrantes es un Semidragón llamado Saint-Lucq. Otro ejemplo, lo tenemos en que nada más comenzar el libro, el Cardenal está escribiendo en su escritorio y en eso entran a la puerta. Pone que escribía sosegadamente, que no se movía nada más que él mismo. “… ni siquiera el dragoncito púrpura que, hecho un ovillo y con el hocico bajo el ala, dormía apaciblemente junto a la cartera de piel”. Por cierto, ese dragón era un regalo del Rey. Además, en España existe una Orden Draconiana llamada la Garra Negra que se ha extendido a otros países europeos queriendo formar ahora una Logia local en Francia que hasta ahora se ha visto libre de su influjo. Yo supongo que la idea de mezclar los dragones con espadas, puede venir de las empuñaduras en forma de dragones, dragones alados o serpientes que tienen en ocasiones estas últimas, y de las múltiples insignias de ese tipo que hay. 

En cuanto al libro en sí, he de decir que al comienzo del libro estaba bastante perdido y no sabía muy bien por dónde iba. Hube de avanzar bastante en la lectura para poder ubicarme, y hay que reconocer que al final engancha algo, pero al mismo tiempo parece una trama fácilmente olvidable. Yo aún recuerdo un libro que me leí a los 16 llamado Conversación en la Catedral de Vargas Llosa. Este libro de Capa y Espada sería ideal para unas vacaciones veraniegas o algo así. 


lunes, noviembre 23, 2020

Jaque a la reina muerta, Carmen Güell

 Jaque a la reina muerta, por Carmen Güell

Trata sobre la vida de una reina un tanto olvidada, Germana de Foix. Y lo de jaque a la reina muerta se debe a que cuando Germana y su hermano Gastón a quien está muy unida por decirlo suavemente son acogidos por su tío el rey Luis XII de Orleans y su esposa Ana de Bretaña, ella es emparejada con Fernándo de Aragón, sintiendo admiración y envidia hacia su difunta cónyuge Isabel la Católica. La reseña del libro incide bastante en que fue una mujer cuyo reinado pudo muy bien cambiar la faz de Europa, ya que de haber tenido descendencia (de hecho Fernando y Germana tuvieron un hijo, el príncipe Juan, quien falleció) Carlos I no habría previsiblemente heredado ni iniciado la unión de Aragón con Castilla, que terminarían fusionando los Borbones.

De momento se han publicado María Luisa de Parma: los amores de la esposa de Carlos IV, y La Duquesa de Alba. Por otra parte, Gaudí y el Conde Güell: el artista y el mecenas.


domingo, noviembre 08, 2020

Favoritos de la Fortuna de Colleen McCullough

 Favoritos de la Fortuna de Colleen McCullough.

Yo cuando me leo un libro no lo voy almacenando una vez terminado en una estantería con otros volúmenes solo para que coja polvo. A no ser que me guste mucho o me lo hayan regalado, simplemente me deshago de ellos. Limpiando mi estantería y seleccionando los libros que podía donar y los que no, encontré varios que no reconocí y que por tanto debieron darme a mi. Por la temática de los mismos, supongo que fue un amigo de la infancia de mi padre hace algún tiempo el que me los dejó. Uno de ellos era Favoritos de la Fortuna de Colleen McCullough. A pesar de que me he dado cuenta de que forma parte de una serie sobre la Antigua Roma llamada “Masters of Rome” se puede leer de forma independiente, así que me dije “adelante como los de Alicante”.

El libro comienza ofreciéndonos una imagen de una República Romana corrupta, con instituciones caducas, violencia callejera, etc. Lucio Cornelio Sila, un patricio militar romano se encuentra con esta Roma cuando llega a las costas italianas. Sila ya es de edad avanzada y está muy desmejorado físicamente, pero sigue siendo realmente terrible y se auto-proclama dictador vitalicio, comenzando a publicar una lista de nombres que resultaban Proscritos. A estos hombres unos libertos del dictador Sila llamados siempre Lucio Cornelio + (el nombre del liberto) les asesinaban y el Estado pasaba a quedarse con sus bienes. Ya que la intención que dice tener es reconstruir Roma bajo una teórica supremacía senatorial. Por otro lado, otro hombre a tener en cuenta es Cneo Pompeyo Magno, a quien pronto Lucio Cornelio Sila creyó oportuno vincular a su familia arreglando un matrimonio entre Pompeyo y su hijastra Emilia Escaura. Emilia estaba casada y embarazada de su esposo Manio Acilio Glabrion, pero éste habló mal de la política del Dictador y Sila obligó a divorciarse a la pareja. Y desde luego, el tercer hombre es Cayo Julio Cesar, un Julio Cesar muy joven aún pero que siempre destaca. Personalmente me gusta la anécdota en la que se le envía al Reino vasallo de Roma de Bitinia para pedir una armada y así poder asediar el puerto de Mitilene que se había rebelado. Pero el caso no es que Cesar consiguiese la flota ni como lo hiciera. La cuestión es que cuando llegó Cesar al Palacio del Rey de Bitinia, se encontró a este Rey llamado Nicomedes con su esposa y un perro que parecía pertenecer a esta última. El Rey repetía una y otra vez enojado la palabra “Fuera”, y la Reina y el perro parecían estar jugando a su alrededor, de hecho en un momento dado la Reina quiso apartar al perro de una patada que impactó entre la barriga y los genitales del can, a lo que el perro respondió con un mordisco en el culo de la Reina cosa que hizo carcajearse a Nicomedes. Cuando Cesar se presentó con sus diecinueve años al asombrado Rey, comenzó a acariciar su dolorida barriga porque le encantaban los perros, y cuando preguntó el nombre del perro resultó que este era Sila. Entonces Cesar no pudo reprimir una risotada al recordar la patada de la Reina.

Libros de la serie Masters of Rome:

El primer hombre de Roma, La corona de hierba, Favoritos de la Foruna, Las mujeres de Cesar, Cesar, El caballo de Cesar, Antonio y Cleopatra