Entrada destacada

Bruja

NOTA: Hace algún tiempo, visité un Blog llamado El baul de mis libros y juguetes , y allí había un post con el título El tren ...

viernes, enero 21, 2022

Hetepheres I

 

Hetepheres I, la Irene Adler del Antiguo Egipto

Sherlock Holmes solía llamar a Irene Adler con el epíteto “La mujer”, queriendo decir con ello que para él Irene era la única mujer digna de ese nombre, Sherlock era pelín machista, a las demás que les diesen. De todas formas, he querido recoger ese comentario de Mister Holmes, porque no solo se adapta bien a la protagonista de mi relato, Hetepheres I, sino a diversas mujeres que compartieron Dinastía (IV Dinastía) con ella. Otras mujeres que destacaron en aquel entonces fueron: Meresanj I (III Dinastía), Meresanj II, Meritites I, Henutsen, Hetepheres II, Meresaj III, Jentkaus I

También hay que hacer referencia, aunque es una reina anterior, a la reina egipcia de la III Dinastía Hetephernebti

Alrededor del 2.600 a.C durante el reinado de Huny, último faraón de la III Dinastía del Antiguo Egipto (en el llamado Imperio Antiguo) nació la princesa real Hetepheres, la primera que llevaría ese nombre. Era la hija del faraón Huny y de su esposa Principal, parece ser que fue una persona de fuerte carácter y que sabía imponer su criterio, y supo influir en dos faraones decisivos de la Historia de Egipto: su marido Esnofru, llamado el Gran Constructor, y su hijo Kheops, que erigió la Gran Pirámide de Giza. Cuando se trata de personajes tan alejados en el tiempo, resulta complicado para los  investigadores contrastar los datos. La historia de Hetepheres durante el reinado de Kheops está bastante clara, y su hijo sí que la tenía en muy alta estima, pero son sus orígenes los que resultan algo difusos, por lo que hay que tirar de imaginación en algunas ocasiones. Sea como sea, fuese una princesa menor o no, lo que sí está claro es que se supo imponer tanto a las dificultades como a posibles rivales a lo largo de su vida.

Finalmente, pongo un enlace a la tumba de Hetepheres: Enlace a la tumba