Entrada destacada

Bruja

NOTA: Hace algún tiempo, visité un Blog llamado El baul de mis libros y juguetes , y allí había un post con el título El tren ...

lunes, febrero 28, 2022

Los Asesinos del Emperador - Santiago Posteguillo

 

Los asesinos del emperador (Trilogía de Trajano, volumen I), Santiago Posteguillo.

Es un libro de unas 1.100 páginas y en él se hace referencia en un momento dado a los sucesivos emperadores que precedieron a Trajano. Al comienzo del libro hay una breve columna donde desde arriba aparecen listados los siguientes emperadores: Nero, Galba, Otho, Vitellivs, Vespasianvs, Titvs, Domitianvs, Nerva y Traianvs. Pese a ello, casi todo el libro trata sobre el emperador Domiciano, su despotismo, su narcisismo, su complejo de superioridad hasta el punto de creerse un dios, la ampliación del Anfiteatro Favio (Coliseo), sus batallas y vamos sus locuras. Tanto es así que el primer capítulo es una especie de salto en el tiempo dedicado a Domiciano. Pero es que como el libro es largo se presta a que convivan el el mismo numerosas historias entremezcladas con la natural maestría de Posteguillo. Especial mención para dos personajes secundarios como son Partenio y Domicia Longuina. Dos personajes que sobreviven a varios emperadores de Roma y que no son fuertes guerreros ni nada parecido: Partenio es un consejero imperial, y Domicia es la hija de un General victorioso (Corbulón) obligado al suicidio por Nerón con la condición de salvaguardar las vidas de sus familiares.



domingo, febrero 20, 2022

Buscadores alternativos - actualización

 

https://www.bing.com/


https://duckduckgo.com/


https://search.yahoo.com/


Buscador de China:

https://www.baidu.com/

 

Es utilizado sobre todo en Rusia:

https://yandex.com/

 

https://www.ask.com/


Portal de Corea del Sur:

https://www.naver.com/


https://www.aolsearch.com/


Significa Directorio en Checo:

https://www.seznam.cz/


El motor de búsqueda que respeta su privacidad:

https://www.qwant.com/


Goza de popularidad en Corea del Sur:

https://www.daum.net/


Buscador de Japón:

https://www.goo.ne.jp/


Metabuscador:

https://www.dogpile.com/


Tecnología de Inteligencia Artificial:

https://www.wolframalpha.com/


Busca en Foros:

https://boardreader.com/


https://www.startpage.com/


Impacto ambiental:

https://www.ecosia.org/


Encriptación local:

https://www.searchencrypt.com/home


Metabuscador:

https://searx.me/


Búsqueda privada no filtrada:

https://gibiru.com/


Realiza búsquedas anónimas a través de un motor de búsqueda de su elección:

https://search.disconnect.me/


Búsquedas totalmente encriptadas:

https://swisscows.com/


Búsqueda anónima que sirve los resultados de Google:

https://www.lukol.com/


Metabúsqueda a través de una búsqueda anónima:

https://metager.org/


https://www.oscobo.com/


https://infinitysearch.co/


miércoles, febrero 16, 2022

Inil el Ilercavón

 

Antes de nada, poner algo que me han comentado y es que los nombres propios que tienen un enlace, corresponden a personas o lugares que existen o han existido, mientras que los que no tienen son pura ficción. Los enlaces los pongo una primera vez. Si la palabra aparece una segunda vez, ya no lo llevará.Y otra cosa, este no es mi estilo habitual y no me siento muy cómodo.

Su nombre era Inil. A Inil el mismo rey le había encargado la misión de ir desde Lessera hasta la ciudad costera de Arse llevando correspondencia administrativa, acuerdos de comercio y de ayuda mutua, así como cartas escritas por el mismo Monarca de los Ilercavones para un mensajero del Monarca Gobernante en Iliria que esperaría en el barco de un capitán Licio para zarpar desde ese puerto. Y sí, he dicho Ilercavones: no hay ninguna R juguetona después de la V. Inil no se había sorprendido de que el rey en persona le escogiera para esa misión. Ya hacía “time” que formaba parte de su Círculo de confianza, y por otro lado siempre se había sabido que el rey era muy dado a hacer las cosas él mismo, exceptuando al escogido grupo de fieles al que pertenecía Inil. Además, el rey necesitaba a alguien diestro y astuto, capaz de moverse sinuosamente y engañar al capitán licio, quien seguramente intentaría sonsacarle sobre el propósito del viaje ya que tenía fama de venderse al mejor postor y de sortear las trampas que sin duda le pondrían los ilirios que todos sabían que eran un atajo de piratas.

Ese día en concreto, Inil se había despertado con el gallo en su casa de la capital. Se trataba de una habitáculo cuadrado y reducido con un mobiliario y decoración modesto pero muy funcional que un decorador de la actualidad calificaría de minimalista, y que consecuentemente solo tenía lo imprescindible para alguien que se ausentaba a menudo, debido a sus múltiples misiones diplomáticas.

Inil fue a las afueras de la Ciudad, donde había una pequeña llanura. Desde allí, salía un pequeño sendero serpenteante hacia el Sur que terminaba tras mucho andar, al llegar al río Udiva (ya sé que he repetido un pelín más de la cuenta la palabra “pequeño”, pero es lo que hay, hace mucho frío y la máquina cambiadora de palabras está en un cuartito en el ático de mi finca, y con este frío, subir hasta allí y cambiar la palabra, brrr). El sendero era territorio seguro, puesto que aún estaban en los dominios de los Ilercavones, el problema sería cuando fuese más hacia el Sur y se acercara a tierras de los Edetanos. Para llegar a la llanura, había que cruzar “un algo salvaje” barranco, que se llamaba barranco por algo ya que no llevaba ni una gota de agua. La vegetación solía componerse de pinos, romeros, tomillos y arbustos bajos. Y, aunque viajaba armado y la fauna salvaje suele evitar a las personas armadas por experiencia, nunca se sabía. En solo dos jornadas llegó al río Udiva: el rey estaría contento cuando se lo contase, aunque no había corrido ya que no tenía porqué. Vadeando el río, y adentrándose en línea recta unos 25 pasos, encontró lo que le habían mencionado: una especie de señal grabada en una roca, representando a un lobo con un conejo en la boca, símbolo del monarca. Le habían dicho que tras la señal, entre unos arbustos se encontraba la entrada del pasaje subterráneo que debía seguir para llegar a la costa y embarcarse en la ciudad de Arse. Le costó encontrar la dichosa entrada, creía haberse equivocado, pero finalmente ahí estaba. Inil pudo bajar mediante unos escalones escavados en la roca y que los constructores habían colocado hábilmente de forma que solo podían verse en una posición determinada, al ser del mismo color que la roca de la que surgían y no tener demasiada profundidad. Más adelante, el espacio se ensanchaba un poco, desembocando en un pasillo donde se iniciaba lo que aparentemente era un camino subterráneo. Inil podía ver donde ponía los pies debido a un ingenioso juego de luces que se reflejaba una y otra vez y que parecía proceder de la apertura por donde había entrado. Inil se quedó unos minutos quieto y como ensimismado, pensando en todo aquello, pero entonces recordó su misión, se sacudió la cabeza perrunamente, y comenzó a caminar pasillo adelante. He dicho que podía ver y el modo en que podía hacerlo, para constatarlo ya más adelante vislumbró otros puntos de luz de donde salían reflejos similares a los de la entrada: todo eso le decía que no estaba muy lejos de la superficie, cosa que le tranquilizaba, no le gustaba la vida de los topos.

 

Inil el Ilercavón 2 >>> 

Inil el Ilercavón 2

 

No sabría decir cuanto caminó, pero lo que sí estaba claro es que estaba molido. De golpe, el pasaje se hizo sensiblemente más bajo y algo más ancho. A un costado había una losa horizontal con una pequeña estera. Inil supuso lógicamente que sería un camastro para descansar. Se acostó todo lo largo que era, pero antes de cerrar los ojos, se fijó en un objeto que alguien había dejado abandonado en ese lugar. Era una jarra. Inil no había visto en su vida una jarra tan bonita como aquella. Estaba seguro de que era griega - el diseño era conocido en todo el Mar Interior -. Representaba al semidios Herakles luchando contra el rey Gerión de Tartessos.

Entonces tuvo un extraño sueño. Estaba caminando por la espesura del bosque cercano al Udiva. Iba armado de una lanza y un pequeño puñal atado a la cintura. Nunca se le habían dado bien las flechas, por eso no llevaba arco. Tenía algo de envidia de algunos muchachos de la aldea que hacían exhibiciones con arco para lucirse ante las chicas. En eso le pareció ver como la sombra de un hombre entre la hojarasca y paró en seco. No se había equivocado, de entre la espesura surgió un hombre imponente, con una musculatura muy marcada, una barbilla prominente y una mirada penetrante que dijo llamarse Herakles. Se acercó a la distancia de dos palmos de Inil y le dijo “De aquí a 30 lunas todos los Lobos y los Toros de los pueblos que el mío llama Iberia te seguirán a ti”. Después de eso, dio media vuelta, y se fue por donde había llegado. Al despertar, Inil se quedó como atontado porque no comprendía el sueño, aunque lo sorprendente es que lo recordaba palabra por palabra, cosa que no le había sucedido nunca antes con ningún sueño.

Cuando finalmente llegó a Arse, lo primero que hizo antes de ir a puerto para buscar el barco licio, fue preguntar la dirección de un hechicero experto en interpretación de sueños. Le dijeron que había uno cerca del puerto que se llamaba Tonec, lo que le venía de maravilla. Bueno, llegó a la puerta que le habían indicado, y no tuvo ni que llamar porque allí estaba Tonec con sus calderos, sus hierbas curativas y sus pociones. Tras escuchar el sueño, se quedó un momento pensativo y luego le dijo: en tu sueño el semidios Herakles, hijo de Zeus y Alcmena te vaticinó que en 30 lunas todos los Ilercavones, Edetanos, Contesanos, Oretanos, Ilergetas, Sedetanos, Suessetanos, y los pueblos de alrededor, y otros más alejados como por ejemplo Bastetanos y hasta los Turdetanos se pondrán a tu servicio.

 

<<< Inil el Ilercavón

martes, febrero 08, 2022

Liliputiense con retintin

 

Era algo pequeño, sabéis? Liliputiense, como dijo mi prima la pelirroja quien vino recientemente desde las Barcelonas, y que se quedó tan ancha al decirlo. Cómo si eso no implicase una valoración de su tamaño o de la apreciación que ella tuviera sobre su crecimiento. Bueno, yo acepto que mi prima tiene algo de experiencia en esas lides, pero que sea tan sumamente categórica que hasta lo repitió y con retintín … Lo cierto es que miré hacia abajo, y lo vi allí encogido en sí mismo, como desvalido, casi pidiendo disculpas por existir. La cabecita rosada, peludo de arriba abajo, con un pelo oscuro algo enmarañado como el de John Rambo (la número 4 de la saga),….. y con un pico de pato como todos los ornitorrincos que he visto anteriormente en los documentales de la 2. Este era algo pequeño, pero solo un poco que mi prima ahí se pasó tres pueblos con lo de liliputiense y con su Rin Tin Tin, perdón, retintín. No es por excusarla, pero ella es fan de bichos raros. Y no para ahí la cosa, también se ve documentales de Extraterrestres, de La Historia del Universo y de ladrones de tumbas. Yo, ya lo sabéis, prefiero programas de pitufos: Clan, Disney Channel y Boing. Ahora que he terminado el primer párrafo, confesad avergonzados que pensabais otra cosa. En las últimas películas de Harry Potter que he visto, me he hartado de oír la expresión “sangre sucia”, pero alguien tiene sucia otra cosa si piensa de una manera diferente a como ha acabado el primer párrafo. Claro que ya me conocéis y ya sabéis de qué pié cojeo, igual simplemente os esperabais esto y no ha sido mucha sorpresa para vosotros. Además, el que escribe soy yo, ergo la sucia puede que sea my mind. Bien, continuemos.

Ahora que he mencionado a los pitufos, he recordado a Johan y Pirluit, que habrá sido de esos dos?; y del añorado Sacramús?; y que habrá sido de las aventuras post apocalípticas de Hombre y su filosofía de la vida?; y Martínez el facha, que no sé porqué a mi siempre me recordaba por su manera de decir las cosas al de la 13 que antes estaba en el canal Intereconomía?; Mamen?, bueno yo tenía 15 años y ella era de papel, mucho futuro no había … ; dónde se mete Makinavaja y Popeye e Historias de la Pulcra Mili con el Sargento Arensivia?

Pero tras este aparte pertinente en grado sumo para rememorar a Arensivia and Co, volvamos a nuestro ornitorrinco chiquitajo. No es por fardar, pero aunque fuera algo chiquitajo yo creo que de mayor quería ser, no astronauta ni piloto de carreras ni siquiera futbolista que es muy socorrido, no me hagáis mucho caso pero me parece que quería ser decorador de tapas de ataúdes. Haría trabajos finos. Entre sus patas palmípedas sujetaría el pincel, lo mojaría en unos pequeños botes de pintura ligeramente, y pasaría artísticamente la puntita - la puntita nada más - del el pincel por la tapa de madera puesta en vertical. Finalmente, ya acabado el trabajo de decorado, clavaría con la parte plana de su pico la tapa al ataúd. Su papá estaba muy orgulloso, le dijo que muertos habría siempre, por lo que no le faltaría el trabajo y tendrían que buscarse unas excusas muy rebuscadas para tirarle del empleo. Además, como era un ornitorrinco, siempre podría argumentar que pertenecía a una minoría étnica. Pero su cuñado le había dicho algo muy curioso y si las cosas iban realmente mal no sabía si eso de la FOBIA por los XENOS, la xenofobia que le había recomendado su cuñado para el ornitorrinco, fuese a funcionar. 

viernes, febrero 04, 2022

Ebook sin guión

 

Últimamente me he acordado sobremanera de mi amigo (creo firmemente poder llamarle así) el Ebook que residía no hace mucho enfrente mío  en un Bajo de la ínsula Barataria. Para los individuos de género masculino la mecánica de los recuerdos nos funciona así: las recordamos a Ellas por la noche nocturna y a nuestros amigos y amigotes durante el día. El primer recuerdo de Ebook del que tengo memoria (que raro eso del primer recuerdo del que tengo memoria memorizada) fue un día soleado. Mi amigo el Ebook se ponía siempre unas miras altas, no insisto no se ponía minifaldas como Cacahuete del que ya hablaré otro día, Ebook lo que solía presumir es de haber matado innumerables gigantes con sus manitas de dandi en su juventud, y su mayor ambición (del latín ambitus) era llegar a convertirse algún día en Papa del País del Centro, su zodiaco chino era Long, de forma y manera que algo tenía adelantado, y había comprado en un mercadillo un libro de literatura fantástica llamado El último dragón del autor Tobias Grumm, lo que le pareció una especie de premonición, como la peli de Blanchett. He de decir que la familia de Ebook y el mismo Ebook cuando finalmente se independizó nunca habían tenido muchos recursos y a falta de una palabra mejor, Ebook es actualmente pobre. Por no tener, no tiene ni guioncito en la palabra: ese guión que separa la letra E de la palabra Book (E-Book), pues obviarlo, nada de nada, es tan pobre que ni eso tiene y ha de llamarse Ebook sin guión. La R.A.E. (Real Academia de Ebook) admite ambas formas y maneras, así que no hay ningún problema problemático si alguien con un atolondramiento desmedido acaba escribiendo el nombre de Ebook con el consabido guión.

Os lo podéis creer? Pues no sé muy bien cómo narices lo hacéis porque lo que soy yo aún estoy asimilándolo. Son cosas que pasan, lo asumo, pero es que a mi no me había pasado nunca hasta ahora. Jo, pero hay que ver qué mente más guarringonga tenéis que ya estáis pensando lo que no es. Simplemente me han sugerido, de forma quizá demasiado insistente y nada sugerente, que de la misma forma que al comienzo de este relato cuasi perfecto escribía “las recordamos a Ellas por la noche nocturna ...”, continúe “… y a nuestros amigos y amigotes durante el día diurno” en lugar de acabar la frase sin el “diurno”. 414 palabras más o menos, no está nadita mal, como diría Flanders. Y solo he tenido que añadir esa tontada de párrafo al relato de mi amigote el Ebook sin guión ... cito.

miércoles, febrero 02, 2022

El héroe de las Eras de Brandon Sanderson

 

El héroe de las Eras de Brandon Sanderson. A ver recapitulemos, El héroe de las Eras es el tercer volumen de la Saga fantástica Nacidos de la Bruma de Sanderson y cierra la primera trilogía de esta serie de volúmenes. No me digáis que no lo sabíais porque no me lo creo, frikis del demonio. Vale lo admito, yo el primer friki. Sanderson escribe fenomenalmente. En este tercer volumen se retorna un poco a la fórmula que tan buen resultado le dio en el primero. Hay una lucha desesperada contra una fuerza muy superior en todos los sentidos y que les desborda en cada uno de los frentes en que combaten, y Elend y Vin como Emperador y Emperatriz han de ir rastreando pistas dejadas por el Lord Legislador nada más y nada menos. El libro es bastante extenso y da cabida a varias historias entrelazadas, y como es extenso he tenido que leerme una reseña para hacer memoria. Aunque finalmente acabó, y con un final impredecible por cierto. Una pena, aunque ahora puedo centrarme en el libro de otro gran autor, Santiago Posteguillo. El libro es Los asesinos del emperador.

NOTA: Al final de la reseña que he leído apuntan que según la opinión de la blogera, los libros restantes de la saga Nacidos de la Bruma (4T, 5T y 6T) no están a la altura de la primera trilogía.