Entrada destacada

Bruja

NOTA: Hace algún tiempo, visité un Blog llamado El baul de mis libros y juguetes , y allí había un post con el título El tren ...

lunes, octubre 30, 2023

Por qué me comí a padre de Roy Lewis

 Por qué me comí a padre de Roy Lewis

 

Va de cachondeo. Trata la actitud de superación ante la vida que tiene un prehumano, como él mismo se denomina, que es patriarca de una horda en el Pleistoceno llamado Edward. Edward siempre está experimentando y poniéndose retos a sí mismo. Su mayor logro ha sido trasladar fuego de la cima de un volcán y luego poder alimentarlo para que no se apagara. Pero tiene sus detractores, por ejemplo el tío Vania, hermano de Edward que vive en los bosques de Africa y de cuando en cuando se deja caer por la cueva donde está la horda de Edward a despotricar en contra suya, a calentarse las pezuñas y a zampar algo.

miércoles, octubre 25, 2023

La era de la supernova de Liu Cixin

 La era de la supernova de Liu Cixin .

Me leí un libro de este autor llamado Sobre hormigas y dinosaurios y como me gustó pues he pensado repetir.
Parte de una premisa muy sugerente. Una supernova se acerca a la Tierra y su radiación afecta a los Humanos, matando a todos los adultos y dejando a los enanos menores de 13 años. Evidentemente hay un tiempo el que los adultos aún vivos aunque enfermitos, jodidos pero contentos enseñan a los nanos todo sobre sus respectivos empleos en tiempo record. Bueno, lo dicho, la premisa es muy buena y el desarrollo que hace de la misma también, pero luego deja como sin terminar algunas cosas, es como cuando Homer Simpson construye un robot pero lo deja a medio hacer y luego aparece arrastrándose (el robot, no Homer) y diciendo con voz suplicante "padre, padre, dame unas piernas". Claro que luego me enteré navegando por esos mares procelosos de internet que era uno de los primeros libros de Liu Cixin, así que le perdono con mi gran magnanimidad y proverbial nobleza de carácter que no terminara las piernas del robot. De todas formas el libro vale la pena leerlo.

martes, octubre 10, 2023

Blood Wings, la última mandrágora de Victor M. Payán.

Blood Wings, la última mandrágora de Victor M. Payán.


Solo una cosita, me costó horrores encontrar el título de los Ángeles Errados cuando estaba poniendo los enlaces para el comentario para ese primer tomo de la saga, en cambio con la Última mandrágora enseguida me han salido algunos resultados. Pocos resultados eso es cierto, pero por algo se empieza. No sé que se habrá hecho pero bien hecho está. Quisiera creer que mi blog ha tenido algo que ver, pero va a ser que no. Bueno, el libro y menos comadreo. Si el primer libro era algo más directo, este se trata más como una aventura, para obtener los ingredientes de una pócima (la Finis Ignis, le pusieron ese nombre y se quedaron tan campantes) que detenga al Nigromante. Y aparecen hasta un mago que al principio salva la vida de James, y luego "me fío de él, no me fío de él, me fío de él, no me fío de él, va me fío de él!" Ahora bien, la novia vidente de James no se fiaba mucho del mago y siempre le tenía un ojo echado encima (lo del ojo es coña porque Luna es más ciega que un topo, aunque más perceptiva que muchos que tenemos los tres ojos). Este libro te lo lees también de forma bastante rápida, pero al final acabas enganchándote a su trama y identificándote con los personajes lo quieras o no. Personalmente me gustó más la primera entrega, pero yo no cuento porque soy un bicho más raro que los que salen ahí.

 


Libros ya comentados de la saga Blood Wings:

 

- Los ángeles errados

 

Libros no comentados de la saga Blood Wings:

 

- El misterio del Nigromante

- El advenimiento de Uriel

- La traición de los magos

 

sábado, septiembre 30, 2023

Escuadrón2 de Brandon Sanderson

 

Escuadron2(Estelar) de Brandon Sanderson.

Se trata del segundo tomo de la saga Escuadrón de Brandon Sanderson.

En el primer tomo, Escuadrón1, los humanos, con Spensa a la cabeza habían luchado en su planeta de procedencia llamado Detritus. En este segundo tomo, se estrella una alienígena llamada Alanik Skywalk ... no, solo Alanik en el planeta Detritus. Esa Alien formaba parte de un planeta que había tenido cierta relación con los humanos en el pasado y que ahora lo que quería era pasar a formar parte del conglomerado de mundos en los que estaban los Krells (Supremacía) que atacaban Detritus y por ese motivo habían enviado a una de sus pilotos a unirse a esa Supremacía. Entonces a Spensa y los suyos se les ocurre un plan. Que alguien se haga pasar por la alien y vaya a la Supremacía para robarles su tecnología de hipersaltos. Spensa se dirige a M-bot y le pregunta si la podría camuflar como la alien. M-bot se muestra sobrado y dice que no problemo, en nada hace un brazalete holográfico que oculta la verdadera fisiología de Spensa y muestra la de la alien y él mismo escanea la nave alienígena y muestra hologramas que ocultan su propia apariencia enseñando la de la otra nave. Por otro lado la misma alien tenía un alfiler traductor que facilitaría esa parte de la tarea que supuestamente era parte de la tecnología facilitada por la Supremacía. Y el cuanto a la dieta alimenticia, tanto la humana y la de la propia Alanik no se diferían tanto, al haber habido intercambios culturales frecuentes entre ambos pueblos, por lo que Spensa no se moriría de hambre. Y así, alguien que no es espía y que tiene poca capacidad de disimulo va a ver si roba cierta tecnología haciéndose pasar por otra persona.

lunes, septiembre 25, 2023

Fedra de Laura Shepperson

Fedra de Laura Shepperson

 

Todo comienza con Androgeo quien era hijo del rey de Creta Minos y de su esposa Pasífae. Androgeo murió en el Ática en extrañas circunstancias. Debido a ello, Creta impone que Atenas debía entregar siete muchachos y siete muchachas como tributo al Laberinto

Pero Teseo, un príncipe llegado de la nada le pide al rey Egeo de Atenas introducirse como tributo con los demás e intentará terminar con la imposición, a lo que el rey dice que de acuerdo, y que además si finaliza bien la misión cambie las velas negras que llevan las naves por otras blancas.

Cuando Teseo se carga al Minotauro en un principio se lleva a la princesa Ariadna con él para casarse en Atenas, pero vuelve a Creta sin ella porque dice que se ha ido con el Dios Dionisio quien la ha reclamado para hacerla su esposa. Por tanto, lo que hace es llevarse en su lugar a la princesa Fedra.

En la historia mitológica, el príncipe Teseo se "olvida" de cambiar las velas de la nave. En el libro simplemente no las cambia, haciendo creer que el barco va de luto. Al creer muerto al príncipe, Egeo se arroja al mar. El rey ha muerto, viva el rey.

El libro trata el tema desde un prisma algo feminista en una época y una sociedad con Héroes y Dioses que lo era poco. Su lectura es rápida y amena y suele intercalar entre capítulos unas dos páginas que llama Coro Nocturno, y que se supone que son un grupo de mujeres de Atenas, que trabajan de criadas en su mayoría y que se quejan de noche de su destino y de los abusos continuos de los hombres a quienes sirven.

 

miércoles, septiembre 20, 2023

Libélula sin alas

Sí ya, como habéis visto ese programa de poderes extrasensoriales de la Tele os habéis venido arriba y creéis poder adivinar el tema de mi relato, que os conozco rosco. Sólo os diré para empezar que se trata de una libélula sin alas que soñaba en su casa con ampliar horizontes cantando para Euro-visión, pero decir en su casa es algo subjetivo, porque su casa en realidad se la había tomado prestada a un pez disco verde ausente de la misma.

Y ahora a ver si aún os creéis tan listos para averiguar el resto de la historia. Ah! ya no es lo mismo eh? O es que no tenéis lo que hay que tener? Nenazas! Que eso es lo que sois. A la hora de la verdad, todos os deshincháis y perdéis fuelle como el patito de playa del hijo de mi vecina cuando deja de usarlo. Antes mucho bombo y mucho sacar pecho queriéndoos comer el mundo, y luego todo es querer esconderos detrás de la mesita de noche o detrás de un compañero, menudo papelón. Mejor sigo o sino os vais a poner a gimotear como las plañideras de antaño. Mirad, cuando la libélula llegó por vez primera a la pecera desierta, allí había una nota indicando la ausencia de su propietario, y su próximo regreso ya que había ido al Acto en conmemoración del fin de la Guerra contra los Atunes Raperos en la que había tomado parte. Ahora bien, como los días pasaban sin el regreso del pez disco, la libélula dejó el iglú improvisado junto a la pecera que había montado con los cubitos de su Martini con Vodka (nunca le había gustado hacerlo con la esposa del Rey Arturo, esa que se la pegó con el del Lago) y se metió dentro de esa pecera. Andando el tiempo vio navegando hacia ella una brillante cabeza que subía y bajaba entre las olas y que encima se iba agrandando con el tiempo. Subía y bajaba, subía y bajaba, era casi hipnótica. Finalmente la libélula se dio cuenta que se trataba del pez disco verde que volvía a su pecera como anunciaba la funesta nota pegada en la pared de la que siempre había considerado su vivienda donde moraba ajena al paso del tiempo temporal. En nada tuvo enfrene al pez disco el cual venía todo enfurruñado y clamando que él había participado en la Guerra contra los Atunes Raperos, y claro ante esa visión la libélula no supo cómo hacerle frente y decirle lo de la canción de Pimpinela de Olvídame y pega la vuelta, ya que después de todo era su pecera, solo que ella se había gastado un pastón en decorarla y eso sí se lo comentó. Y si no se creía lo que le decía que se lo preguntase al tío del Badulaque que había a sólo a 200 metros, y no es que fuera un Apu, era un triciclo amarillo que emigró desde su país, pero no era el único. Todos saben que el país de los triciclos amarillos es frecuentemente bombardeado por tormentas de gaseosa y por ello sus habitantes se han visto obligados a emigrar, instalando la mayoría de ellos badulaques en otros países. Las Agencias de Viajes y Recreativas recomendaban que si ibas a ese país fueras con un Mojito o alguna otra bebida y lo rellenases de gaseosa de tormenta, que encima está muy fresquita. La libélula le dijo todo eso al pez disco, estaba desesperada, incluso se puso algo mimosa y mostró parte de sus encantos – sí, ahora vais a ir de buenos chicos y a decirme que nunca habéis visto los encantos de una libélula, pero nada, el pez disco se mostró inconmovible como si fuese un clon entre Charles Bronson, John Wayne y Lee Marvin y dijo que nones desoyendo cualquier propuesta o comentario que pudiera hacerle la libélula sin alas respecto a las aportaciones a la pecera durante su estancia en la misma y los numerosos servicios que en ella introdujo que no existían al comienzo. Y dejó claro que no se metió enseguida en la pecera desocupada, leyó la nota y esperó junto a ella en un iglú que construyó ella misma ya que era muy apañada. Esto último de no meterse de buenas a primeras en la pecera parece que el pez disco verde sí lo tuvo en cuenta. A lo mejor recordaba que en la Guerra contra los Atunes Raperos en la que él tomó parte activa y de la que siempre terminaba fardando, esa parte no fue tan activa después de todo y tampoco se metió en ella de buenas a primeras.

lunes, septiembre 11, 2023

Liber Hiperbóreas, el legado de los Atlantes

Liber Hiperbóreas, el legado de los Atlantes de Luis E. Iñigo Fernandez

Bueno, el anciano capellán de Su Santidad el Papa Benedicto XVI, Aldo Frattini encontró en la Riserva del Archivo Vaticano un códice escrito en extraños caracteres y en un idioma desconocido, si es que estaba escrito en algún idioma y no era una mera broma de la Antigüedad. Frattini es un Filólogo experto, habla varias lenguas, es un gran Paleógrafo, pero su especialidad no es la criptografía, Por tanto, finalmente envía una copia del códice al profesor Julius G. Davenport de la Universidad de Yale, gran criptografo y superfan de Star Trek.

Por su parte, el profesor Davenport había conocido a otro profesor, este de Historia y Literatura medieval en Harvard, James Tiberius Longfellow, y cuando comprobó que el nombre de este señor era el mismo que el que tenía el Capitán Kirk en la serie Star Trek se hizo amigo suyo. Y cuando Davenport consiguió descifrar el códice, le envió unos archivos por email a su amigo Longfellow.