Entrada destacada

Bruja

NOTA: Hace algún tiempo, visité un Blog llamado El baul de mis libros y juguetes , y allí había un post con el título El tren ...

sábado, noviembre 16, 2019

Museo Municipal de Cerámica de Paterna

A finales de Septiembre decidí ir hasta Paterna al Museo Municipal de Cerámica. Ya antes del Verano había realizado diversas búsquedas museísticas y tenía distintas webs al respecto, así como otra de la Wikipedia donde marca los yacimientos arqueológicos de la provincia. Pero volviendo al de Paterna, en esa ocasión me hice compañía a mí mismo y cogí la línea 5 del metro destino Aeroport en Marítim Serrería (ahora que lo pienso debía ser Marítim Serradora no? o Marítimo Serrería, una de dos Padre Tomás). El metro está bastante bien, es rápido y cómodo, el único inconveniente para mí es que evidentemente va bajo tierra y yo prefiero ver las cosas pasar por arriba. Además, cuando hay fútbol esa línea va llena de regreso hasta la estación de Aragón que es donde está el campo de Mestalla.  Lo dicho, cogí la línea en Marítim Serrería hasta llegar a la estación de Àngel Guimerà donde hice transbordo a la línea 2 destino Lliria, pero me bajaría en Paterna claro. Un apunte, Paterna está en la zona B del metro, así que se necesita un billete AB.
Nada más llegar a la estación de Paterna, consulté en Google la calle donde estaba el museo. Resulta que está en la Plaça del Poble. Le pregunté a una señora que estaba cerca de la estación si sabía indicarme el camino y me dijo que siguiese todo recto una calle que había justo enfrente de la estación y encontraría una plaza amplia y allí era. Entré por esa calle y casi inmediatamente llegué a una plaza pequeña llamada Replaceta, pero a escasos 30 metros encontré una plaza más amplia con una iglesia pequeña y un edificio verde con el nombre de Museu Municipal de Ceràmica, la Senyera, la Estanquera y la ensenya local con la indicación Plaça del Poble. El chico que me atendió en el museo fue muy amable. De inicio me dijo que algunas vasijas y monedas romanas así como una osamenta desenterrada se encontraban en la planta baja, mientras que todas las demás piezas que dan su nombre al museo se hallan en el piso superior. El  museo es gratuito para todos los públicos y exhibe la típica cerámica verde de Paterna.


 




                                                                                                                               

martes, noviembre 12, 2019

Rodas la hija del Sol de Gillian Bradshaw


Cuenta la leyenda que había una Ninfa muy muy bella llamada Rodo, el Sol iba por ahí zumbando en su viaje cotidiano a lo largo del día surcando el cielo del Mar Interior, la vio, quedó prendado al instante y se casó con ella.
No estoy seguro, pero creo que la tal Gillian es una bruja que viaja al pasado de vez en cuando. De todos modos, en las páginas de Notas de la Autora dice en qué está basado el libro y que quien se quiera introducir de verdad en el Período Helenístico (tras la caída y disgregación del Imperio creado por Alejandro Magno) no se confíe en lo escrito por ella, solo que como lo que a mi me gusta es la ficción novelada, si puede aderezarse con un poquito de Historia mejor que mejor, pero ficción ante todo, no problemo.
La Marina de Rodas se dedicaba a comerciar y a cazar piratas. El libro comienza con el Atalanta un barco de guerra rodio con un Armador (Trierarca) que se encuentra en esos instantes en la Ciudad y con su Capitán Isocrátes de Camiro que persigue a un barco pirata (una pentecontera) hasta darle caza. El jefe pirata, Adronico intentó amenazar con un cuchillo a una mujer que había capturado de la que decía que era la favorita del rey de Siria Antíoco. Pero Dionisia, que así se llamaba la mujer, se giró, le arreó un piazo morisco y se arrojó al agua. El pirata se arrojó tras ella, y aunque el primer impulso de Isócrates fue seguirlos pensó que era el Capitán y el Capitán siempre debe permanecer a bordo y todas esas chorradas así que se giró a la tripulación y les ordenó a dos que se tirasen: uno para sacar a la mujer y otro para cazar al pirata, solo que al final el pobre pobrecito piratita pudo huir a un islote cercano. El Atalanta rescata a Dionisia quien parece tener información del rey de Siria que podría interesar al de Alejandría y así evitar un conflicto. Lo que ocurre es que el rescate de Dionisia no gusta a la nueva reina del rey de Siria y el conflicto ocurre. Y así Rodas intenta mantener su neutralidad a pesar de las simpatías personales de los diferentes particulares rodios, como pequeña República soberana esquivando las espadas de los reyes.

viernes, noviembre 08, 2019

El amante germano de Pilar Pedraza


Mi padre solía ser bastante escrupuloso en lo referente a su yantar y ponía mala cara cada vez que alguien combinaba un alimento dulce con otro salado: por poner un ejemplo, algo tan simple como el jamón con melón. No hace nada he terminado un librito negro llamado El amante germano de Pilar Pedraza. Este librito, y en esta ocasión está bien utilizado el diminutivo, me ha recordado esa combinación de sabores.
Va de una historia basada en la Antigua Roma Imperial con senadores, gladiadores, esclavos … solo que también viene acompañada de un cierto componente esotérico que para postre según mi punto de vista no está muy desarrollado. Francamente, la novela no me gustó, lo que no quiere decir que no me la leyese de pe a pa. Una porque el libro no es muy largo, y otra porque una novela ha de ser mala de narices para que yo acabe con el libro antes de empezarlo, y ese no es el caso, simplemente no me gustó. Me recordó una peli de Humphrey Bogart que vi llamada La Burla del Diablo y que los cinéfilos comentaban que se había filmado aprisa y corriendo. Pues eso, creí que acaso Pedraza tenía algún límite de tiempo para publicar o alguna otra cosa, de manera que con la temática romana del libro yo no veía problema porque hay innumerable documentación a la que poder acudir y porque evidentemente Pedraza sabe del tema, pero en la temática esotérica y de brujería parecía como si hubiese empezado algo y no supiera cómo darle un final adecuado de forma que se sacó de la manga una especie de abracadabra y así acabó con su problemita, eso según mi parecer naturalmente que es un libro y su contenido es siempre muy personalizable, ojalá fuese pechonalizable.
Va de la hija del Senador Domicio Porcino (juro por Wotan y por Ishtar que se llamaba así) de nombre Valeria, una niña de esas que se creen princesitas y algo alocada según su Pater. Gobernaba Roma el Emperador Cayo, que fue uno de los primeros en fomentar los matrimonios mixtos entre los germanos de su guardia personal y las jóvenes aristócratas de la ciudad, cosa contraria a la opinión del Senador. En un paseo por Roma, Valeria se cruzó con un joven germano de la guardia llamado Druso Minor, le dio un desmayo y hubo de ser trasladada a su domus. La mater de Valeria la domina Domicia es quien intuye el verdadero motivo del desmayo de Valeria y de esa forma Valeria y Druso Minor se prometen en matrimonio, pero ¡ay! antes de casarse definitivamente llega un mensaje del Emperador reclamando a los soldados germanos pues ha habido una sublevación y Druso ha de ausentarse precipitadamente. Y es a los pocos días cuando se sabe que Druso ha muerto por salvar al Emperador. Evidentemente Valeria cae desconsolada sintiéndose medio viuda. Llega incluso a invocar a las Cárites Infernales y pedirles que hagan retornar por un día a Druso Minor del Hades para que se pueda casar y consumar el matrimonio. Al final las Cárites dan el visto bueno y lo hacen con el consentimiento de la diosa del Inframundo Proserpina. Druso llega del otro lado y “se porta”, se nota que tenía ganas el chico. El problema es que cuando ya ha ocurrido todo esto van pasando y pasando los días, pero el estado de Valeria es el mismo. De forma y manera que su madre la domina Domicia trae a casa a una vieja amiga suya para ver si puede echarle una mano: la maga Próxima Nigra. Y así comienza la novela en sí, cuando Próxima intenta hacer para Valeria una especie de sucedáneo de Druso Minor.

domingo, octubre 27, 2019

Talos de Esparta - V. M. Manfredi


El libro comienza cuando un noble espartano Aristarcos tiene un hijo que nace deforme y según la Ley lo abandona para pasto de los lobos en el monte Taigeto. El niño se llamaba Cleidemo y en lugar de sucumbir a los lobitos lo encuentra un viejo pastor llamado Critolao miembro del antiguo pueblo guerrero ilota que se encuentra en esos momentos subyugado a los espartanos. Cuando Critolao rescata a Cleidemo lo llama Talos, le muestra donde guarda la armadura y la espada del último rey de su pueblo y comienza a entrenarle, ya que según una ancestral profecía el rey Aristodemo regresará para encabezar la revuelta que liberará al pueblo ilota y en esa liberación cobrará especial importancia una antigua ciudad amurallada ahora en ruinas, Mesenia.

miércoles, octubre 23, 2019

Parque Doctor Lluch


Hace unos años estando en un curso de la Agencia de Colocación del Ayuntamiento de Valencia, una chica colombiana me comentó que de vez en cuando iba a un lugar de encuentro en Eugenia Viñes para hacer cursillos y pasar el rato llamado Espacio Abierto. Tan sólo algunos meses más tarde mi vecina del 1º me lo volvió a mencionar. Desde luego hay muchos Espacios por ahí repartidos, pero el más cercano para mi es el Espai Obert Marítim (frente al Hospital del Carmen y junto al Cuartel de la Guardia Civil por si lo busca alguien). Bien, allá que nos fuimos mi vecinita y yo a inscribirnos, yo a informática, valenciano e inglés, y ella a inglés, valenciano y electricidad. Cuando nos apuntamos tan sólo costaba 5,00 € de matrícula y quizá te pidiesen 1,00 € adicional para fotocopias, anualmente se entiende. Solo que además de los cursos, se realizan eventos que generalmente son interculturales, viajes varios, comilonas de distintos lugares, etc.


Precisamente el 9 de Junio se celebró en el Parque Dr Lluch lo que se llamó la Fiesta del Arroz. Yo estaba en mi casita allá a las 12 y pico y va y me suena el móvil. Que si quería ir a ese Parque a zampar arrocito con unas amigas que estaban por la zona en coche y me recogían en una calle adyacente, y yo que de mil amores, que para llenarse la tripa siempre está uno a punto no?, no mucho claro porque a mi no me cabe demasiado pero algo cabrá o “caberá” como dicen los nanos. Fuimos allá, aparcamos el cochecito en el descampado de atrás del Parque y subimos subiendo. Me olvido decir que mi previsora invitadora me había pedido por el móvil que llevase unas cuantas sillas plegables que ella llevaría la mesa. Una vez montado todo eso, yo me quedé cuidando el mobiliario y ellas se fueron a comprar el papeo a los diversos puestos de comida. Porque la comida aunque es todo arroz puede ser de Uruguay, de Perú, de Bolivia, de Senegal, de Marruecos, de España … Y a todo eso se le acompaña con unos bailes y unas canciones típicas. Lo cierto es que esa fiesta está mejorando cada año, aunque todo hay que decirlo el Parque deja algo que desear en cuanto a limpieza, pero eso es algo que hemos de mejorar entre todos digo yo. 



lunes, octubre 21, 2019

Balbo la mano izquierda de César - León Arsenal


Hace unos meses me leí este libro. Me atrajo más que nada, aparte de la temática, el autor que escribe de una forma bastante estructurada según mi parecer, aunque eso sí el libro es pelín larguito.
Lucio Cornelio Balbo es un potentado local de la antigua ciudad hispana de Gades, la Gadir fenicia, la Cádiz actual. Es sufete de la city y sacerdote del dios, típico hombre hecho a sí mismo aunque de una familia pudiente muy similar en eso a César, por eso hay mutua atracción al encontrarse. Su padre como él ya estuvo a cargo de los negocios de la familia y como tal consiguió, junto con otros comerciantes de Gades un Tratado con la Ciudad de Roma. Pero Balbo considera que las circunstancias han evolucionado y se necesita un nuevo Tratado Comercial que mejore en lo posible las condiciones para Gades del anterior. Para tratar de lograrlo se une a Julio César, primero en la Guerra de Hispania contra Sertorio y su rebelión y más tarde en Roma misma para ayudarle a que conseguir el poder que persigue. Aunque he de decir que no solamente conoce a César, también a Pompello y a tenido contactos comerciales con muchos hombres de negocios y banqueros de Roma y el mundo romano Craso incluido.
Por su parte César está preocupado. No es ningún secreto que su espejo es Alejandro Magno y sus logros. Y considera que a su misma edad el rey macedonio ya había cruzado a Asia y ganado medio mundo, mientras que él, nada más y nada menos que Iulius Caesar, sólo les ha ganado unas batallas a un grupo de hispanos. Por eso se deja caer por el templo de Melkaart de Gades donde hay una estatua de Alejandro de la que se dice que otorga sueños proféticos. Se echa una siestecita a los pies de la estatua y su sueño lo deja algo alucinado. Sueña que se acuesta con su propia madre. Lo dicho, alucina, hasta que un viejo sacerdote se lo explica identificando a su madre con la Madre Patria, Roma, y claro le dice que unirá su destino al de su Ciudad.

jueves, octubre 17, 2019

Objetos


Siempre hay objetos, muebles, cacharros en fin a los que les tomas especial cariño sin saber muy bien porqué. Y a mi madre siempre se le dio muy bien eso de comprar cosas en los sitios más inverosímiles y por bastante poca pasta y que resultaban tanto útiles como decorativos. Por ejemplo, en la entrada del chalet teníamos un arca, no la de El Alianza con los nazis derritiéndose y todo eso, sino una normalita aunque grande de color castaño oscuro donde se guardaba todo lo guardable. Siempre que salía por ahí le daba una mirada, no sé supongo que era para saber que estaba allí y que cuando volviera seguiría en el mismo lugar, … hasta que mi hermano y mi cuñada decidieron cambiarlo de sitio cuando se casaron y agitaron mi pequeño mundo mundial. Claro que eso ocurrió ya al final cuando yo era “mayor” y no iba mucho por el chalet.
En Valencia había otro punto de referencia. Era un cuadro, pero este creo que lo había comprado mi padre. Representaba un conjunto de dioses hindúes: elefantes, hipopótamos, shiva, que me perdonen los hindúes pero no sé nada de su religión, aunque de nano hice un trabajo sobre un tocho de volúmenes de libros varias religiones. Bueno, el cuadro era muy colorido pero no sé si era correcto lo representado en él o no, aunque igualmente me llamaba la atención. Lo que sí era original eran tres baldosas cerámicas valencianas del S. XVIII que mi padre pidió rescatar al dueño de una Alquería antigua cuando la iban a derruir. Había asimismo un cuadro de Ginesta que representaba un paisaje de montaña con una casa pirenaica con su chimenea junto a un abeto. Siempre que contemplaba esa pintura mi imaginación hacía que la chimenea de la casa se fundiese con la copa del abeto y unido a lo tétrico que siempre me había parecido ese cuadro con todo eso me surgía ¡hop! una nariz de lobo, luego y una vez determinada esa nariz no era difícil tratar de vislumbrar el resto de la cara del lobo en la montaña de detrás. Seguro que Ginesta estaría orgulloso de mi desbordada imaginación. Claro que igual dice, “no, si es que yo quería dibujar precisamente eso”. Por cierto, que ese cuadro tenía caché porque estaba justo encima de un ánfora del S. II que hubo de darle puerta cuando la situación se puso económicamente delicada. Claro que también estaba al lado de una estatua supuestamente de Lladró de una jovencita con carita de inocente y de no haber roto nunca un plato en bolas en pose como de ducharse con una especie de túnica semibrillante.
Un apunte, en esa habitación acabó el reloj de cuco que traje de Friburgo en mi viaje a las Suizas y que lamentablemente no funcionaba.