Entrada destacada

Bruja

NOTA: Hace algún tiempo, visité un Blog llamado El baul de mis libros y juguetes , y allí había un post con el título El tren ...

sábado, agosto 26, 2023

Jardín Plaza de Santa Apolonia

 

Bueno, hoy tocaba ir al Jardín de la Plaza de Santa Apolonia. No, hoy no ha habido ningún malévolo conductor de autobús que se ha negado ladinamente y con una risa siniestra a abrir la puerta del bus que conduce como sé muy bien que ocurrió en mi salida del Parque de la Calle de Industria. Aquí simplemente me bajé en la parada del bus 92 de Vicente Beltrán y justo enfrente está el Jardín de la plaza de Santa Apolonia. Ese jardín me ha parecido de lo más ordenado, un lugar donde cada cosa tiene que ir en su sitio, y donde solo un maniático como Hercules Poirot o el quisquilloso detective Adrian Monk y sus toallitas pueden encontrar fallos.

 



 

 

Luego me dije este parque es bonito, pero es que es pequeño y no daría para mucho, así que me puse a buscar El parque de Gas Lebón que estaba allí al lado. Pero no sé cómo, me perdí un poco, solo un poco eh? no os vayáis a creer, quizá fue la pintada de "viva Putin" que me encontré la que me desconcentró algo. Pero al final me hinqué de rodillas y recé eso de "Ángel de la Guarda, dulce compañía, no me dejes solo ni de noche ni de día". Y mira si hay gilipollas que el ángel se creyó que le rezaba en serio. Pero bueno, es que gracias a eso casi tropiezo con la Calle de Gas Lebón. Enfrente había un parque, no era el del Gas Lebón, pero me dije voy a comentar ese y así completo un poco lo de la Plaza de Santa Apolonia.
Este es un jardín dividido en dos. La parte más natural con una serie de árboles y una muy pequeña zona infantil sobre una especie de espuma neumática bastante mullida ya que el "suelo" del parque es tierra cubierta de pinocha. La otra parte son unas instalaciones deportivas con chavales dándole al futbolín. Cuando estaba descansando en un banco, un chico salió de la zona de juegos, se acercó a la zona natural donde hay una fuente de las de antes, le dio al grifo pero no salió agua, le golpeó amistosamente entonces en un lateral como si estuviera felicitando a un amigo por una jugada maestra con el balón, y entonces sí salió el líquido dador de vida. Justo al lado de nuestro pequeño héroe había un dibujo que habría hecho algún compañero del chico y que representaría a un profesor malcarado o quizá a su Mister si no lo querían mucho que le tenía un cierto parecido al malo de Tintín (Roberto Rastapopoulos, Marqués de Gorgonzola).